En el momento de elegir una nueva vivienda, ya sea como compradores o autopromotores, son multitud los aspectos a valorar. Ubicación, superficie, servicios comunes, armarios y un largo etcétera que, cualquiera que se haya visto en la situación, conocerá a la perfección. Uno de los aspectos que, en ocasiones, pasan como secundarios son los herrajes de la vivienda y es un error. Vamos a explicar el porqué.

Los herrajes son los elementos móviles de la vivienda

Un bien inmueble, por definición, es un elemento fijo que nos guarda a nosotros y nuestras pertenencias pero, para que satisfaga totalmente nuestras necesidades necesita de piezas y elementos móviles. La función de los herrajes no es más que asegurar el correcto funcionamiento de estos, garantizando un uso satisfactorio y prolongado en el tiempo. Como en cualquier elemento, son los elementos móviles los que sufren el desgaste por uso, lo que hace fundamental una correcta elección de los mismos.

La hoja de una puerta raramente sufrirá un desgaste significativo en un uso normal, sin incidencias pero, cada vez que se abre y se cierra, varias bisagras soportan este movimiento y una cerradura se desbloquea para luego volver a bloquearse y fijar su posición. Párate un momento a contar los movimientos que se generan en un día cualquiera en tu vivienda. Tras cada uno de ellos siempre hay uno o varios herrajes garantizando que todo vaya bien.

Cada casa tiene su personalidad y los herrajes adecuados

Los herrajes marcan la estética de una estancia

Una habitación vacía, con tarima flotante como pavimento y pintura banca en paredes y techo, por ejemplo. Con ventanas y puerta blancas. ¿Qué marca la diferencia entre un estilo clásico o retro y un estilo moderno o minimalista? Una simple manilla marcará la personalidad de la estancia desde el primer momento y, una vez esté equipada la vivienda, desentonará o reafirmará el estilo que se de a ala misma. Es un elemento pequeño y que puede pasar desapercibido en un primer momento pero seguro que a nadie se le ocurriría poner una manilla de la casa de la abuela a una vivienda minimalista.

Los herrajes guardan la seguridad de la vivienda

Cerraduras, cerrojos, escudos de seguridad y otros elementos son los garantes de controlar el acceso al interior de la vivienda, oficina o demás. Son la barrera física entre el interior y el exterior y de ellos depende, sí o sí, la seguridad de nuestro hogar. Hay otros elementos como alarmas que dan aviso si alguien entra pero no evitan el acceso. Esto es responsabilidad de los herrajes para arquitectura.

Los herrajes tienen un coste reducido

La diferencia entre instalar un escudo de seguridad y no hacerlo ronda los 100 €, la diferencia entre un bombillo bueno y uno malo es menor a eso, unas bisagras de calidad son sólo unos céntimos más caras que unas normalitas (cada unidad). Como en casi todo, hay elementos de diseño o limitados especialmente caros para quien tenga un capricho pero eso es materia de otro post. Lo cierto es que la diferencia económica entre unos herrajes de poca calidad y unos que garanticen una durabilidad y seguridad adecuadas es muy pequeña y el resultado muy diferente (aprovecho para apuntar esto mismo, con especial énfasis, a la hora de comprar una cocina). Permitidme que lo indique con especial énfasis: colocar buenos herrajes es una buena inversión. Siempre.

Soportan el desgaste, marcan la estética, garantizan la seguridad y todo con una inversión realmente reducida. Son buenos motivos para exigir herrajes de calidad y con una estética acorde a nuestros gustos. No los pases por alto.

Más en el blog de Ferrva: Detección anticipada, un paso más en seguridad del hogarManillones JNF de acero inoxidableCatálogo DISEC 2017Puertas correderas de vidrio con cierre amortiguado SahecoPuertas de seguridad inn.DOOR

Más información: Herrajes en ferrva.com